Mausoleo poco onírico

Zigzaguear de edificio en edificio
para cumplir un par de compromisos
efectuados con un par de piernas ejecutivas de cuenta
aparecidas desde las tormentas
y ejercer las funciones propias de un juglar neomodernista:
vivo, vivo como muerto en vida
o resucito como hastiado de este mausoleo poco onírico
o proseguir con el ajetreo
con la especulación mundana
masturbando los papeles, presenciando tertulias oscuras
muy aptas para señores de corbata
estos hombres progresistas
patrocinadores del futuro inminente…