Volada 1

Instantes de vacío
perfectamente inerte
merodean por los balcones
ripio de una tentación extendida
mis papilas de barlovento
fraguan las delicadas brisas de un torso
mal que mal pudimos haber padecido
uno de esos veranos lánguidos
nada de esto parece haber sucedido
pero, ya sabes, tempestad
de qué material están hechos los cadáveres.

Yo no he venido a bracear en este aguacero
ni siquiera soy capaz de sospechar de una victoria sin temple
pero aquí y ahora soy como me ven:
adyacente, tremendamente adyacente.

Poema al azar 1

Fotograf�a al azar

Yo vengo a sacrificar mis pensamientos fracturados
que flotan en recipientes de diferentes cuerpos humanos
mis manos quieren quererte mi cabeza quiere pensarte
pero ya no estás más en la próxima vereda
donde transitan los perros desorbitados
lunas y contrastes que nos llevan en dirección a las explosiones
especie de rayos X que enceguecen las mentes del los incrédulos:

Yo te quiero ver leyendo una de esas Biblias vacías
pregonando cuestiones fundamentales
para y con los inútiles:
yo sabré como dominar los acantilados repletos de flores
como esos besos estampados

Dónde fue que depositaste tus cansancios fugaces
Tal vez no pueda encontrarlos todavía
en estos casos lo mejor es taparse los oídos
y caminar, caminar sin temor de los abismos
de sonrisas paralíticas, orgullo de orates verdes
o connotaciones de otros autobuses atrasados
donde cedes el asiento a los ancianos
y lees novelas de terroristas.

Yo vengo a sacrificar mis pensamientos predestinados
a lo inerte, al consumismo de la mala televisión ciega
donde la basura urbana es pan de cada día
y donde no es difícil predecir tus tormentas despernancadas.