Eugenia Echeverría, La Infinita

El día de ayer, Domingo 27 de abril de 2008, ha partido Eugenia Echeverría.

A pesar de las oscuras nubes y el frío, no es un día triste. Es un día de tranquilidad, y de reflexión.

Me permito decir esto, debido que tengo la certeza que al fin descansa en paz la maestra, luego de padecer una tortuosa enfermedad degenerativa que afecta la neurona motora. Más de tres años de agonía, donde ella es testigo absolutamente conciente de como se consume su cuerpo, imposibilitándola de efectuar las labores más básicas. Y muchos son los testigos de su valentía, dignidad y entereza para enfrentar dicha enfermedad. Jamás una queja. Nunca un resentimiento. Siquiera una ironía.

No pretendo en esta ocasión redactar una biografía acerca de la vida y trayectoria de nuestra querida Eugenia. Tan sólo quiero recordar a una mujer que dejó un legado inconmensurable en la cultura de su América entrañable. Y también agradecer profundamente a la maestra, que con sus enseñanzas, con su entusiasmo, con su energía y sus convicciones, supo depositar y alimentar en mi vida la semilla de la poesía.

Ayer ha partido Eugenia Echeverría, y no voy a decir “nos ha dejado”, porque su ejemplo de vida y su trabajo maravilloso perdurarán por siempre dentro de los corazones de nosotros sus amigos. Porque siempre vivió conforme a sus principios, trabajó con amor, y luchó como una poeta.

por Denis Osorio Cepeda. Santiago, lunes 28 de abril de 2008.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: