Perros II

Sentado en el diván, considerando la experiencia
de la arboleda paciente, percibo
las traslaciones de las bestias
y muerden muerden profundo:
yo no digo que canten a la luna
casi pregonando pequeños trozos
de soledades rotundas, ellos
caníbales desprejuiciados
avanzan por matorrales propios
de mis memorias retorcidas:
yo digo que ellos polemizan con la tierra
inconscientes, y viven inconscientes
provistos de poderosos colmillos y de una emotividad
más que galaxial.

Sin embargo, ladran y nunca
pudiste verlos.

Anuncios

2 comentarios

  1. Gracias por dedicármelo.
    🙂

  2. No hay de queso, no más de papa…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: