Bolsas

BolsaTodavía con bolsas en los ojos, arrastraba la bolsa del pan. En la esquina, un bolsero le pidió una ayudita, pero sólo le mostró los bolsillos vacíos. Claro, como no pasaba na’ en la bolsa de trabajo…

Lejos de ahí, en la Bolsa de Comercio, un empleado reembolsaba las ganancias de las acciones del día; mientras un asaltante, con una bolsa en la cabeza, sacó del bolsón una calibre 22 y exigió que depositaran el dinero en una bolsa. Pero llegaron los pacos, lo rodearon y, en un dos por tres, lo hicieron bolsa.

Anuncios

2 comentarios

  1. Agradezco la ayuda y paciencia en la crítica de este cuento, a mi amiga periodista “Luluces” (http://www.luluplus.blogspot.com).

    Con este cuento participé y no gané nada en Santiago en 100 palabras. (Tiene 94 palabras).
    Le tengo mucho cariño a este cuento. Fue muy trabajoso, como la mayoría de las cosas que tienen resultados tan simples, al igual que el diseño.

  2. a mi me gustó este cuento!!!….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: