Motor

Fuimos el motor de los edificios
la construcción, la tienda de alfileres
el circo que nunca se detiene
a mi juicio no debiéramos agonizar
sin antes enfermarnos:
poluciones de mentes trastornadas:
cadáveres en el fondo de la calle:
azoteas sin perímetro:
la policía que abate la desesperanza
reitera la dirección de nuestro domicilio,
muero, mueres
me oxido, te desangras
soy tristemente inútil
me trabo, te revolucionas
danzo en el fuego, descansas en las cenizas
porque la ciudad se está quemando
me incorporo para respirar el sabroso humo
porque soy el estanque
los residuos y la mugre,
eres el principio el radiador,
sí, somos la maquinaria
el motor de estos grandilocuentes edificios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: